Representantes de la sociedad civil brasileña piden a Rousseff más activismo por el Sahara

Los representantes de la sociedad civil brasileña llamaron su gobierno a un “activismo más grande” en la escena internacional para la resolución del conflicto del Sáhara Occidental y el reconocimiento de la República Saharaui como nación soberana.

El llamamiento fue lanzado durante una audiencia pública de la Comisión de Asuntos Exteriores y Defensa Nacional de la Cámara de Diputados del Parlamento brasileño consagrada a la cuestión saharaui bajo el título de “Debatir la situación del pueblo saharaui y el reconocimiento de la RASD por el gobierno brasileño”.

Se trata de una sesión plenaria de solidaridad con el pueblo saharaui, decidida unánimemente por los miembros de la Cámara y que tuvo una “masiva” participación de diputados, senadores, representantes de los movimientos sociales, sindicatos y periodistas.

La representante del Ministerio brasileño de Asuntos Exteriores, que asistió a la reunión, se congratuló del hecho de que la sociedad civil brasileña se ocupe de la cuestión saharaui, y reiteró la posición de su país basada en el respeto al derecho del pueblo saharaui a la libre determinación y el diálogo permanente con el  Frente Polisario como representante legítimo de este pueblo.

Mostró “sensibilidad” hacia la cuestión de los derechos humanos y afirmó que su país “seguirá actuando para que en la misión de la ONU en el Sáhara Occidental se este componente.”

Los otros ponentes, representantes de la sociedad civil brasileña, entre los que se encuentra la Presidente del Consejo Mundial de la Paz, Socorro Gomes Coelho, hicieron, por su parte, se hizo hincapié en la naturaleza del problema “insistiendo en el hecho colonial y todo lo que conlleva como sufrimiento al pueblo oprimido del Sáhara Occidental”.

Criticaron, en este sentido, la posición del gobierno brasileño calificándola como postura de “observación” y “neutralidad culpable”. Por consiguiente, llamaron a una “evolución” en la postura diplomática del Brasil que ponga fin a una neutralidad “injustificada” y “debiera estar en sintonía con posiciones de otros países latinoamericanos, como Uruguay, Bolivia, Venezuela y Cuba”.

El parlamento brasileño llamó en septiembre pasado, en una moción dirigida a la presidenta del Brasil, Dilma Rousseff, a adoptar una clara posición sobre la cuestión del Sáhara Occidental y a establecer relaciones diplomáticas con la RASD.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.