Ante tanto trajín mediático y en mundo exageradamente globalizado, impera la necesidad de que el conflicto del Sahara Occidental